Historia

La historia del Club de Fútbol Bufalà está ligada a la del barrio del que toma su nombre, Bufalà. El C. F. Bufalà nació como un proyecto ambicioso de los jóvenes de aquella “apartada” barriada badalonesa, los cuales, quisieron reafirmar su amistad y afición al deporte del fútbol fundando esta entidad deportiva.

A comienzos del siglo XIX, lo que ahora conocemos como barrio de Bufalà, eran campos de cultivo, viñedos y algarrobos. Administrativamente era parte del barrio de Canyet, y eclesiásticamente pertenecía a la parroquia de Santa María. Había pocas casas construidas y algunas masías como Can Farret de abajo, Can Gusi, Can Banús, Can Sagarra, Can Martinet Pujol y Can Riera entre otros.

Hacia los años cuarenta, en Bufalà, había una población bastante numerosa, consecuencia de los desplazamientos de población producidos por la Guerra Civil y de las posteriores oleadas migratorias de todo el Estado español. La parroquia de Santa María organizó los primeros servicios sociales, entre ellos cabe destacar, el primer colegio del barrio, la escuela parroquial. Promovió actividades culturales como el teatro y el cine, y deportivas, como la creación de equipos de fútbol para los niños y jóvenes de diversas edades. Todo esto fue posible gracias al voluntariado de jóvenes de la mencionada parroquia. Uno de estos jóvenes, a aparte de las tareas dentro de la parroquia, destinó muchos esfuerzos a la promoción de los equipos de fútbol. Era el señor Salvans. Él fue quien fundó el Club de Fútbol San Francisco de Asís en el año 1946, embrión de nuestro club, y inscribirlo en la liga diocesana. Esta competición la organizaba el Arzobispado de Barcelona y era independiente de la liga que organizaba la Federación Catalana de Fútbol.

Durante este periodo el C. F. San Francisco de Asís no disponía de instalaciones deportivas. El terreno de juego era un campo aplanado y marcado por los mismos jugadores, el cual lo cedió para este uso la propietaria de la masía de Can Banús. Los equipos, tanto el local como el visitado, se cambiaban los locales que el patronato tenía en la calle de Bailén, donde hasta hace dos año estaba la antigua parroquia de San Francisco de Asís, y de ahí, iban al campo, bajando por la misma calle, cruzaban la riera de Canyet, hoy avenida de Martí i Pujol, continuaban por la calle Transversal del Camino de San Jerónimo, ahora Travessera de Montigalà, y siguiendo el antiguo camino de Sant Jeroni de la Murtra, hoy un callejón pequeño paralelo a la calle de las nueve casas, llegaban al campo.

En 1963 ex jugadores del C. F. San Francisco que por la edad ya no podían participar en la competición diocesana, conjuntamente con miembros de los equipos superiores del club parroquial, decidieron jugar en la liga organizada por la Federación Catalana de Fútbol. Ante esta nueva situación, el señor Salvans consideró más adecuado dar paso a los jóvenes con sus propuestas deportivas más ambiciosas y dejó sus responsabilidades directivas al frente del club.

La nueva junta, formada por jugadores, decidió independizarse de la organización parroquial y constituir una nueva entidad deportiva. Recibió el nombre de Club de Fútbol Bufalà, por ser éste el nombre de la barriada donde nació. Hay que tener presente que para estas fechas el Ayuntamiento de Badalona ya había decidido segregar la parte Este de Canyet, dándole el nombre de Bufalà. Esta decisión se tomó con agradecimiento al señor Joaquín de Bufalà y ferretería, el cual hizo donación de la masía de Can ferretería de abajo, también conocida como la “Torre de los piojos” y los terrenos circundantes al municipio de Badalona.

El primer presidente que tuvo el nuevo club fue el señor Anastasio Oliver, y el primer jugador que lució el brazalete de capitán fue Miguel Pérez. En la presidencia de Oliver le siguió en el cargo el Hilario Giménez. Hacia el final de los años sesenta estaba al frente del club en Jerónimo Martínez, conocido como “el Jeromo”.

Durante los años sesenta el C.F. Bufalà militó en las categorías regionales catalanas. Equipos como el Palamós, ahora en 3 ª división nacional, jugar en nuestro campo. En el transcurso de esta década y la siguiente, el Bufalà tuvo que competir, deportivamente, claro, con otros clubes del barrio, como U. E. Avenida, el C.F. Brezo, C. F. San Fernando, y la Alhambra.

No fue hasta los años setenta, y bajo la presidencia de Ramón Queralt, “Ramonic”, cuando el Bufalà experimentó un espectacular crecimiento. Se construyeron vestuarios nuevos, la tribuna actual y se bailó el campo. En el área deportiva el club subió hasta la Regional Preferente, donde coincidió con el del histórico CF Badalona. Para este época el maillot oficial se cambió, y pasó a ser blanco con una franja roja vertical ancha en medio, con los pantalones y las medias blancas. Esta combinación reemplazó a la primera indumentaria del club, la camiseta roja con la franja blanca diagonal, los pantalones rojos y las medias del mismo color con la gira blanca, que habían sido el jersey hasta entonces y que más adelante se recuperaría hasta el momento actual.

Por aquellas fechas se produjo un hecho muy importante. El campo del CFBufalà no era propiedad del club. Como hemos dicho antes, la propietaria era la dueña de Can Banús. Esta señora inició negociaciones para vender estos terrenos. Ramon Queralt, el entonces actual presidente, consciente de las consecuencias negativas que tendría esta venta por el futuro del club y conocedor de la limitada capacidad económica de éste para hacer frente a una compra de estas características, hizo gestiones en torno al Ayuntamiento de Badalona, ​​y consiguió que este comprara los terrenos del actual campo. De esta manera el club y el barrio continuaron disfrutando de unas instalaciones deportivas. De hecho el campo es una instalación deportiva municipal, pero para todos siempre a sido el Campo de Fútbol del Bufalà.

En los siguientes años, y esta vez bajo la presidencia de Gaspar Gruñán, el Club de Fútbol Bufalà continuó disfrutando de una buena posición deportiva. Fue en los años ochenta cuando una cierta relajación y una falta de ambición deportiva hizo bajar al club a las regionales inferiores, donde permaneció durante algunas temporadas.

En la década de los años noventa, y bajo la presidencia de Saturnino Pérez, el equipo subió a Primera Regional, donde actualmente milita desde hace más de una década. También en este periodo se potenció mucho el Fútbol Base, como fuente de futuros jugadores y seguidores de nuestro equipo.

Actualmente, el presidente del club es Agustín Aranda, quien ya lleva dos mandatos consecutivos al frente de la entidad. Una de las secciones más fuertes del club es el Fútbol Base, Jordi Domènech es su responsable y presidente.

A todos los jugadores, del primer equipo o el fútbol base, cuando viste el maillot rojo con el blanco cruzado, no viste solamente una camiseta de colores, en estos momentos sueldo depositarios de mas de 50 años de historia, una historia que incluye momentos de éxito deportivo, alegrías personales y colectivas, y por que no decirlo, también decepciones. Vestís el sacrificio de muchas personas entregando parte de su tiempo profesional y familiar y cuando no dinero propio, personas que hicieron posible que todos nosotros ahora disfrutamos de una afición, una historia y una comunidad de amigos y vecinos que de otra manera no hubiera sido posible. Es nuestro deber y nuestra responsabilidad que este proyecto siga adelante años y años.

– José López y Grané, socio número 77 –